París, trazo a trazo

Reseña de libro “París. Trazo a trazo”. Autor: Robinson. Género: Ilustración. Fecha Publicación: Junio 2013. Editorial: Electa. 64 pp. 24,90 euros.

París. Trazo a trazo. Robinson, Electa 2013.

París. Trazo a trazo. Robinson, Electa 2013.

Para nuestra sección de libros destacamos hoy “París, trazo a trazo”, del ilustrador alemán Robinson (verdadero nombre Werner Kruse, 1910-1994). Editado originalmente a principios de los años sesenta, bajo el título “Paris”, el libro ha sido muy oportunamente recuperado este año por la editorial Electa, que acaba de publicarlo (por primera vez en España) el pasado mes de Junio.

El formato peculiar de “París, trazo a trazo” (30×34 cm.) ya nos advierte de que se trata de un volumen fuera de lo ordinario. Y esta sensación se confirma mirando las ilustraciones recopiladas en él: en su conjunto, una auténtica gozada, tanto para la vista como para el intelecto del lector/espectador.

A lo largo de más de sesenta páginas, Robinson (pseudónimo elegido en homenaje a Robinson Crusoe, el protagonista de la célebre novela de Daniel Defoe publicada por primera vez en 1719) traza un recorrido visual y poético en el cual se refleja su extraordinaria capacidad de captar la atmosfera típica del París de mediados del siglo XX; su larga y celebrada tradición histórica, cultural y comercial y el sinfín de sugestiones que esta metrópolis lleva muchas décadas suscitando en los visitantes que llegan allí constantemente, por las razones más diversa y procedentes te todos los rincones del mundo.

En este sentido, la fuerza de atracción de París queda plasmada de manera ejemplar por el virtuosismo de Robinson. Los edificios y monumentos más emblemáticos de la capital francesa, sus lugares y barrios característicos, sus habitantes frenéticos, están representados con una cantidad asombrosa de elementos y detalles. En cada página se percibe la vitalidad pulsante de un microcosmos siempre activo, que ha sido y sigue siendo una fuente inagotable de seducción e inspiración y que vemos desplegarse ante nuestros ojos como un gran teatro urbano al aire libre.

Pasando de dibujo en dibujo, no para de sorprender la profundidad de la mirada de Robinson, que él mismo definió como “visión de rayos x”. Una mirada que abarca una gran cantidad de niveles de lectura y que sabe conjugar con equilibrio la minuciosidad de la descripción cartográfica, la precisión geométrica del diseño arquitectónico y la sugestión ocurrente de la impresión estética.

La claridad de la técnica de Robinson y su maestría manejando la magia de la ilusión bidimensional a través del dibujo (el medio expresivo más antiguo, directo e íntimo que conozca el ser humano) sorprende aún más hoy en día si pensamos en como las herramientas digitales condicionan nuestra percepción del espacio urbano; nuestra orientación dentro de él y nuestras maneras de representarlo (pensemos, por ejemplo, en nuestra dependencia creciente de software como Google Maps, navegadores GPS y aplicaciones para móviles).

En este sentido, el entusiasmo y la elegante ligereza del trazo de Robinson consiguen llevarnos mucho más allá de los límites connaturales de nuestro sentido de la vista. Son, lo suyos, dibujos vivos, pulsantes. Que nos hacen sentir, oler, oír voces y ruidos. Y que llegan incluso a generar momentos de auténticos vértigo, como en el caso de algunos memorables panoramas a vista de pájaro entre los que no podemos dejar de mencionar “La silueta de París”; “Vista desde el Arco de Triunfo” o “Un sueño de luz: París por la noche”.

Las ilustraciones de Robinson están acompañadas por el texto “Lo que puede y debe saber”, una guía detallada de las maravillas de París, escrita por Franz Weber, que se editó junto a los dibujos en la primera edición de los años sesenta. De esta manera, Electa consigue mantener fresco y vivo para el espectador/lector actual el espíritu exaltador y encomiástico de la ciudad encerrado en la obra original hace más de medio siglo.


 

Popularity: 3% [?]