Emmet Gowin, ver y contar

Reseña de la exposición: “Emmet Gowin”. Exposición retrospectiva de Emmet Gowin. Fundación MAPFRE. SALA AZCA. Av. General Perón, 40. Madrid. Hasta el 1 de septiembre de 2013. Comisario: Carlos Gollonet. Dentro de la sección oficial de PhotoEspaña 2013. Destacamos una vez más, desde este blog, la labor de investigación y...

Reseña de la exposición: “Emmet Gowin”. Exposición retrospectiva de Emmet Gowin. Fundación MAPFRE. SALA AZCA. Av. General Perón, 40. Madrid. Hasta el 1 de septiembre de 2013. Comisario: Carlos Gollonet. Dentro de la sección oficial de PhotoEspaña 2013.

Emmet Gowin, “Edith, Danville (Virginia)”, 1963
Gelatina de plata
© Emmet Gowin, cortesía Pace/MacGill Gallery, New York.

Emmet Gowin, “Edith, Danville (Virginia)”, 1963
Gelatina de plata
© Emmet Gowin, cortesía Pace/MacGill Gallery, New York.

Destacamos una vez más, desde este blog, la labor de investigación y divulgación que lleva años haciendo el Instituto de Cultura de la Fundación Mapfre, a través de exposiciones de absoluta relevancia e impecable organización. La actitud constructiva y el empeño a lo largo del tiempo han llevado esta institución a convertirse en una referencia fundamental dentro del sistema del arte español actual. Además, hay que señalar su especial sensibilidad por las nuevas oportunidades de organización y transmisión del conocimiento a través de las tecnología digitales. Me refiero, por ejemplo, a los mini websites de las exposiciones, donde el internauta puede encontrar información y material textual y audiovisual, o a las conferencias grabadas y otros tipos de videos difundidos  generosamente en la Red. Y esto sin nada restar a la producción de catálogos en papel, con reproducciones de imágenes y textos siempre de muy buena calidad.

Con esta imponente retrospectiva dedicada a Emmet Gowin (Danville, Virginia, 1941) – la primera exposición en España del fotógrafo estadounidense, presentada dentro de la Sección Oficial de PhotoEspaña 2013 - continúa el programa de presentación al público de la obra de algunos de los exponentes más significativos de la historia de la fotografía que todavía no han tenido una exposición importante en España. En este sentido, se pueden recordar a modo de ejemplo las exposiciones dedicadas en los últimos años, en Eugène AtgetWalker EvansLisette ModelAdam FussLewis HineJitka Hanzlová o Imogen Cunningham.

El criterio expositivo seguido por el comisario Carlos Gollonet (Conservador Jefe de Fotografía de la Fundación Mapfre) es el cronológico. De esta manera se privilegia el repaso lineal de la trayectoria creativa de Gowin, destacando la evolución de su original estilo a lo largo de medio siglo, desde 1963 hasta 2012. Las obras expuestas han sido agrupadas en siete ciclos temáticos, conformando una muestra selecta de casi doscientas fotografías muy representativa de la gran variedad de técnicas, formatos y temas que Gowin ha trabajado hasta la actualidad.

Emmet Gowin, “Edith, Chincoteague Island (Virginia)”, 1967.
Gelatina de plata.
© Emmet Gowin, cortesía Pace/MacGill Gallery, New York.

Emmet Gowin, “Edith, Chincoteague Island (Virginia)”, 1967.
Gelatina de plata.
© Emmet Gowin, cortesía Pace/MacGill Gallery, New York.

«If there were no problem there would be no discovery», afirmó Gowin en una entrevista que le hizo Sally Gall en 1997. En esta frase está perfectamente resumida su actitud pionera hacia el oficio de fotógrafo, a mitad del camino entre lo artesanal y lo científico. De hecho, todo su trabajo procede de problemas estéticos y poéticos a los que el artista trata de dar soluciones: un método de ensayo y error, que es al mismo tiempo creativo y heurístico, ya que constituye una búsqueda casi existencial. Un método en el que la personalidad del artista desempeña un papel esencial a través de una experimentación constante que se manifiesta, por ejemplo, en las fases de revelado e impresión en el cuarto oscuro; en la aproximación original a la fotografía digital; en el utilizo de lentes de cámaras pequeñas en cámaras de gran formato; en la ampliación de la habitual gama de grises en su característico blanco y negro; en la intervención química o en la conmixtión de técnicas y soportes.

A este propósito cabe mencionar una de sus series más recientes: “Mariposas nocturnas. Edith en Panamá: 2001-2005”. Aquí la maestría técnica y la intensidad estética llegan a fusionarse de la mano de Gowin de una manera ejemplar. De hecho, estoy cada vez más convencido de que la obra que más me ha seducido de la exposición – a pesar de que todas y cada una de ellas sean realmente magníficas – sea justamente una de las que cierran la exposición: “Edith en Panamá: depredación de la hoja, 2005”. Se trata de una pieza ambigua y ligera: un retrato casi onírico, que a primera vista parece un dibujo sobre papel y que encierra una complejidad técnica y una carga poética enormes, resumiendo perfectamente dos de rasgos constantes de la obra de Gowin: la cuidadosa composición formal y una vibrante intensidad lírica.

Emmet Gowin, “Edith en Panamá: depredación de la hoja”, 2005.
Copia única en tono dorado sobre papel salado hecho a mano. © Emmet Gowin, cortesía Pace/MacGill Gallery, New York.

Emmet Gowin, “Edith en Panamá: depredación de la hoja”, 2005.
Copia única en tono dorado sobre papel salado hecho a mano. © Emmet Gowin, cortesía Pace/MacGill Gallery, New York.

En ésta, como en otras obras que conforman este ciclo, su esposa vuelve a ser el tema central de la serie. Una vez más, es Edith su musa inspiradora; al igual en una gran parte de su trabajo anterior. Sin embargo, si al principio de su carrera Gowin retrataba a Edith de manera casi siempre frontal; en contextos íntimos; a modo de documento familiar y con una cuidadosa nitidez de la imagen, que exaltaba la relación afectiva y empática entre el sujeto representado y la mirada del artista, en “Mariposas nocturnas…” este último tiende a acentuar los matices gráficos y poéticos de la obra, produciendo piezas únicas impresas sobre papel hecho a mano, en las que el retrato aparece en forma de silueta, como presencia evocada en vez que fielmente representada.

Cerraré este texto citando las palabras con las que el mismo Gowin se despedía de los oyentes de la conferencia ilustrativa de su exposición retrospectiva “Cosas que solo tú verás”, que tuvo lugar en 2009 en el Princeton University Art Museum. La adaptación textual de dicha conferencia ha sido publicada por primera vez en el catálogo de esta exposición madrileña en la Fundación Mapfre. En estas palabras Gowin lanza un mensaje para las jóvenes generaciones de fotógrafos. Se trata de una especie de legado metodológico, que es al mismo tiempo estético y ético.

Dijo entonces Gowin: “Hay cosas en vuestra vida que solo vosotros veréis, historias que solo vosotros oiréis. Si no las contáis o las escribís, si no hacéis la foto, esas cosas no serán vistas ni oídas”.

Emmet Gowin, “Al Jazneh desde el Siq, Petra (Jordania)”, 1985.
Gelatina de plata.
© Emmet Gowin, cortesía Pace/MacGill Gallery, New York.

Emmet Gowin, “Al Jazneh desde el Siq, Petra (Jordania)”, 1985.
Gelatina de plata.
© Emmet Gowin, cortesía Pace/MacGill Gallery, New York.


 

 

Popularity: 3% [?]