CASA//ARTE 2012. ¿Hacia un nuevo paradigma?

Reportaje sobre la Primera Edición de la Feria de Iniciación al Coleccionismo de Arte Contemporáneo CASA//ARTE. Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM). Hortaleza, 63. Madrid. 18-23 diciembre 2012.


Catálogo CASA//ARTE 2012. Foto Cortesía: CASA//ARTE.

 

Puesto que este blog ha sido media partner de la primera edición de CASA//ARTE (y no quiero evocar la sospecha de un posible conflicto de intereses) no haré una evaluación de la organización de la feria; de sus elecciones estratégicas de fondo o de los criterios concretamente seguidos para su realización. Tampoco hablaré de las actividades gratuitas y servicios especiales ofrecidos para los días de la feria; de la atmosfera que se respiraba en la misma o de la ambientación en el edificio del COAM de Madrid, recientemente reestructurado. Si bien cualquier eventual juicio sería por mi parte perfectamente argumentable.

En este post me gustaría evidenciar, pasados unos días del cierre de la feria, el gran tema de fondo que CASA//ARTE ha sabido poner sobre la mesa. Y es una toma de posición clara frente a la axfisiante situación de estancamiento en la que se encuentra actualmente el sistema del arte contemporáneo de este país (en primer lugar, evidentemente, el mercado pero no sólo); ofreciendo al mismo tiempo una vía de salida práctica y pionera de iniciación al coleccionismo.

No hay duda de que vivimos en tiempos de grandes cambios y lo único que no podemos permitirnos, a estas alturas, es estar parados a la espera de que algo pase, o de que algo o alguién nos saque de esta situación. Al contrario, hay que hacer frente como sea a la entropía de la cultura, y especialmente de la cultura del arte, que parece casi un destino fatal ya escrito. Más como nunca, en este sentido, ponerse las pilas y cambiar. Reinventarse. O morir.

A este propósito, me parece significativo mencionar las palabras de Álvaro Vargas, uno de los dos directores de las ferias Room Art Fair y jäälphoto 2013 (esta última, dedicada exclusivamente a la fotografía, inaugurará su primera edicción en el próximo mes de febrero). En una entrevista que le hicimos recientemente para este blog, Álvaro nos dijo (en mi opinión, con razón): «Hay dos posiciones básicas actualmente: los que siguen como si nada pasara y los que nos estamos dando cuenta que las cosas tienen que cambiar y están cambiando». El formato ágil y low cost de las dos ferias que Álvaro dirige apuesta netamente por la cercanía entre público, artista y galersitas; a partir de la idea que el formato pequeño de las obras y el carácter “emergente” del trabajo de los artistas puedan ser algo que no está reñido necesariamente con la calidad.

Por otra parte, un exponente de las galerías me explicó hace poco las dificultades que puede encontrar un galerista con una cierta trayectoria que quisiera apostar con sincero interés por artistas actuales de talento y precios adecuados a la realidad, pero tratando de preservar su propio criterio de “calidad”, sin seguir necesariamente las modas, las occurrencias o el conformismo. En este sentido, su mayor miedo es que este deseo de representar la actualidad podría llevar tarde o temprano a un dilema indeseado entre, por un lado, seguir apostando por la calidad (según su propio criterio, su experiencia, formación, sensibilidad y trayectoria concreta) pero con escasos resultados de venta (algo fundamental para la supervivencia de una galería y su libertad) y, por otro, lado exponer sólo “lo que se vende”. Tal cual. Sin más. Algo que significaría, esencialmente, seguir la mera lógica del marketing de producto (una lógica que yo defino aquí “demagógica” y que, como todos sabemos muy bien, puede perfectamente prescindir de la calidad real del producto mismo). (Aunque cabe recordar que cuando hablamos de obras de arte la determinación de lo que es el valor “real” y lo que es el valor “comercial” de una pieza concreta suele depender de muchos factores y de muchos criterios distintos).

Sea como fuere, coincido plenamente con mi interlocutor galerista en que ni la “novedad por la novedad” (o lo “emergente por lo emergente”) ni específicos formatos o soportes (en vez que otros) sean de por sí criterios de calidad. Y es cierto que el posible dilema mencionado refleja muy bien la situación de impasse en la que nos encontramos en este momento. Un dilema sobre el que supongo que estarán relfexionando y debatiendo más de uno, ya que la relación entre artistas, galeristas, coleccionistas, partes institucionales, medios de comunicación, comisarios, críticos, empresas, políticos y público(s) es una relación, hoy como nunca, fluida e in divenire.

 

Marlon de Azambuja, Parada bus y Barra mex, Colección privada. Stand 9915. Foto: nicolamariani.es

 

La exigencia de buscar nuevas fórmulas para la difusión del arte contemporáneo y fomentar una nueva cultura del colleccionismo es por tanto una exigencia que muchos sienten en este país como urgente; con todas las consecuencias que esto conlleva. Y no hay duda de que iniciativas como CASA//ARTE, y otras que van en la misma dirección como las que hemos mencionado, representan experiencias modélicas que tratan de liderar con espíritu emprendedor, lucidez y conciencia la búsqueda de lo que podríamos llamar un “nuevo paradigma”.

Blanca Berlín, directora artística de CASA//ARTE, ha explicado muy claramente cuáles han sido los objetivos y los cirterios distintivos de esta primera edición: «Hemos intentado con esta feria una acción de fomento del coleccionismo. Hemos puesto un techo de precio a las obras. La idea es ampliar la base del coleccionismo español, que pueda incorporarse gente que hasta ahora no tenía opción, no porque no quisieran o tuvieran sensibilidad, sino porque no se atrevían». Por su parte, y en total sintonía, el director Pablo Alemán durante los días de la feria declaró: «Me parece fundamental que se tiren barreras que hasta ahora impedían a muchos compradores en potencia decidirse a comprar. CASA//ARTE va justamente en esa dirección: trae el arte al centro de la ciudad, con precios asequibles y propuestas de calidad, con los precios a la vista… todo eso contribuye a que la gente se anime y justamente lo que me están diciendo los galeristas es que además de comprar, la gente está preguntando mucho. Eso es muy buena señal».

Un aspecto en el que los organizadores de la feria han puesto (justamente, en mi opinión) un cierto énfasis es el tema de la educación. Al coleccionismo, evidentemente, pero también al arte en general. Quizás sea éste el verdadero nucleo central en torno al cual se jugará en el próximo futuro la suerte del sistema del arte contemporáneo de este país (y no sólo). Y sobre el cual es posible que se vaya a fundar lo que hemos llamado el “nuevo paradigma”. A este propósito cabe recordar lo que dijo José Luis Calderón, coordinador del programa de coleccionistas de CASA//ARTE, en la entrevista que le hizo Anna De Golferichs para el blog Camila y el Arte. En su opinión para motivar y fomentar el coleccionismo en España sería fundamental que hubiese un programa didáctico a través del cual poner a debate los temas de actualidad sobre coleccionismo y el mercado del arte. Para Calderón las principales cuestiones a debatir en la situación actual se pueden resumir en pocos puntos esenciales: «Sin duda alguna una fiscalidad más favorable que incentive el coleccionismo y una ley del mecenazgo que salga ya, porque así lo están reclamando los principales agentes del sector. Por otra parte, la educación es fundamental, si en España no hay suficiente interés por el mercado del arte es porque no hay una educación que la acompañe, desde colegios e institutos y prensa especializada no se fomenta, o bien se ve como algo elitista o como algo extraño ajeno a la sociedad que no se integra en la realidad actual. Fomentar la educación artística es fundamental».

 

Vista del stand de la Galería Blanca Berlín. Foto Cortesía CASA//ARTE.

 

Como visitante de CASA//ARTE he apreciado, además del nivel general de la oferta de las 26 galerías presentes, la capacidad de “crear un sistema” entre los distintos sujetos que han participado en la feria. Pienso por ejemplo en la presencia del stand de 9915, la Asociación de Coleccionistas Privados de Arte Contemporáneo y a la posibilidad para el público de conocer su existencia, sus actividades y su preocupación por los problemas a los que se enfrenta el coleccionismo privado de arte contemporáneo en España. En este stand se pudieron apreciar, entre otras, dos obras de Marlon de Azambuja procedentes de la collección particular de un socio de la asociación. Se trata de las fotografías Parada bus (2009, 33×42 cm., 5/5) y Barra mex (2009, 33×42 cm. 1/5): una pequeña muestra de lo que podría ser por ejemplo el punto de arranque concreto para una colección incipiente de máxima calidad.

Pero pienso también en el proyecto expositivo colectivo El fin del mundo, presentado en el espacio de La Fundación. Comisariado por Pac (Plataforma de Arte Contemporáneo), El fin del mundo consta de obras sobre diferentes soportes (dibujo, fotografía, escultura, instalación etc.) y ofrece una importante oportunidad de visibilidad para ocho jóvenes artistas todavía no representados por ninguna galería (y que esperemos tengan pronto la merecida representación): Lourdes Cabrera, Alicia Herrera, Ignacio García Sánchez, Kaufman, Fernando Maselli, Carlos Maté, Eva Solano, Antonio R. Montesinos. La tésis subyacente al discurso comisarial quiere representar a nivel simbólico esa misma búsqueda de un “nuevo paradigma” de la que se está hablando en estas líneas. Es decir, el final de una época y la necesidad de tomar conciencia de que ha llegado un momento en el que hay que replantearse hacia dónde estamos yendo; coger lo bueno que nos deja el pasado y mirar hacia el futuro desde perspectivas nuevas.

 

Badri Lomsianidze, «Cajas de hierro»  y «Cajas de madera» en Blanca Berlín. Foto: nicolamariani.es

 

Hablando de las propuestas presentadas concretamente en la feria, y sin pretender hacer una reseña completa de todo lo que se expuso (algo que sería evidentemente imposible), señalaré a continuación algunas de las obras o proyectos que más favorablemente me han llamado la atención. Y que – si fuera yo el potencial new collector – no dudaría en tomar en seria consideración.

Para empezar me gustaría mencionar las obras de Daniel Verbis presentadas por la Galería Rafael Ortiz de Sevilla. Se trata de cuadros Sin Título pertenecientes a la Serie Papillon (2011, acrílico sobre poliéster con caja de metracrilato). Pudiendo, me habría llevado la serie entera. En el blog hablamos de este artista en ocasión de la exposición Daniel Verbis. Devenir prenatal que tuvo lugar en la galería Max Estrella de Madrid en 2011.

De gran interés ha sido la propuesta de Blanca Berlín; por la calidad, originalidad y variedad de las obras expuestas. También hay que destacar el montaje del stand, que evidenció una especial sensibilidad en la manera de interpretar el concepto y las razones profundas de la feria. Es, ésta, una galería que recomendaría a un eventual coleccionista incipiente. He apreciado especialmente las dos series de Badri Lomsianidze: Cajas de hierro (S/T, técnica mixta: seda, hierro, acetato, acrílico) y Cajas de madera (S/T collage fotográfico montado en caja de madera). También me han parecido dignas de atención tanto las obras de Jaime Compairé – entre las que señalaría la serie de collage de distinto formato y Leyendo a Lovecraft (2012, glicée, 55 x 42 cm., con marco en cartón) – como la serie Fair Creatures (glicée, edición abierta, formato 10 X 15 cm. y 30 x 40 cm.) de la argentina Eva Gabrielli.

 

Aitor Lara, “Efori Havana”. © Aitor Lara. Cortesía Rita Castellote.

 

Gemma Pascual, «Verde público» (2011/2012). © Gemma Pascual. Cortesía Rita Castellote.

 

Una referencia para quién esté interesado en la fotografía actual es seguramente la Galería Rita Castellote de Madrid. La selección que pude ver en su stand durante mi visita me ha parecido óptima. En ocasión de la feria la galerista ha presentado obras de algunos de los participantes de Iº Premio Internacional Galería Rita Castellote de Fotografía, que fue lanzado por el equipo de su galería el pasado mes de julio 2012. Si bien todos los artistas expuestos merecen atención, mencionaría especialmente el díptico de Gemma Pascual titulado Verde público (2011/2012, fotografía en Hahnemühle PhotoRag, 89,5 x 77 cm.); Efori Havana de Aitor Lara y los dos retratos de Ana Galán de la serie The Holodeck. Interesante también el trabajo de Pepe Torres y Javier Ayuso.

Hablando de fotografía, quiero señalar la iniciativa de Sánchez de Lamadrid de Jerez de la Frontera (Cádiz). Esta galería, que tiene tan sólo un año de vida, puso a disposición de los visitantes de su stand un folleto autoproducido de tres páginas con una breve “guía del coleccionista” de fotografía. El folleto incluye siete puntos a tener en cuenta a la hora de comprar fotografía y un breve glosario básico de términos fotográficos. Se trata de un producto low cost pero de gran utilidad práctica y educativa, expresamente pensado con un fin divulgativo y en absoluta sintonía con el espíritu de iniciación de la feria. Se agradece. Mucho. Entre las propuestas de esta galería, mencionaría el trabajo del fotógrafo sevillano Atín Aya – y especialmente las piezas de la serie Marisma Guadalquivir –  y una de mis obras favoritas de toda la feria: la pieza de Cristina Mejías, una joven artista de Jerez de la Frontera que combina fotografía, audio y objetos en una suerte de instalación alegórica sobre la condición del artista-imigrante.

 

María Alché, Serie Fallas, Galería CERO. Foto: nicolamariani.es

 

Otra galería dedicada a la fotografía que me ha impresionado muy favorablemente es Galería Cero de Madrid. Su propuesta expositiva resumió bastante bien la “filosofía” artística distintiva de esta galería: dar a conocer en España el trabajo de las nuevas generaciones de fotógrafos de otros países. De lo que vi en su stand me quedo con dos nombres. El primero es Emilio Pemjean. De orígen chileno, este artista trabaja transversalmente disciplinas como la arquitectura, la pintura,  la escultura, el vídeo o la fotografía y en esta ocasión presentó dos fotos de su proyecto Palimpsesto. La segunda es María Alché. Su trabajo me ha dejado fascinado. Procedente del mundo del cine (es actriz y directora) la artista argentina expuso aquí algunas piezas de la serie Fallas, recientemente presentada en la exposición personal que le dedicó la galería (septiembre-noviembre 2012). En esta serie la artista reelabora fotografías familiares de la generación precedente a la suya incluyendose a sí misma. De esta manera opera una alteración sorprendente y poética de la línea temporal. Para mi, todo un descubrimiento. Más información en este link: http://www.galeriacero.com/es/fallas.

Finalmente me gustaría mencionar la propuesta fresca, atractiva, inteligente y divertida de Sara Landeta en la Galería 6mas1 de Madrid: la escultura-instalación Magníficas falacias y la serie de dibujos sobre papel Lamentables retratos. Nos ha gustado el trabajo de esta joven artista. Seguiremos seguramente sus próximos pasos.

 

Vista del stand de la Galería 6mas1. Al centro “Magníficas falacias” de Sara Landeta. Foto Cortesía CASA//ARTE.


Detalle de la obra “Magníficas falacias” de Sara Landeta. Foto: nicolamariani.es

 

 


 


Popularity: 2% [?]