María Sánchez: “Bocetos para el invierno”. Con una entrevista a la artista

BOCETOS PARA EL INVIERNO: Exposición fotográfica permanente de la artista española María Sánchez (Ávila, 1977). En la sección “Muestras virtuales” de este blog.   BOCETOS PARA EL INVIERNO, 2011/2012. «“Bocetos para el invierno” es una serie construida a modo de diario emocional y con la mirada hacia el bodegón del...

BOCETOS PARA EL INVIERNO: Exposición fotográfica permanente de la artista española María Sánchez (Ávila, 1977). En la sección “Muestras virtuales” de este blog.

 

BOCETOS PARA EL INVIERNO, 2011/2012.

«“Bocetos para el invierno” es una serie construida a modo de diario emocional y con la mirada hacia el bodegón del siglo XVII, concretamente en la pintura religiosa de Zurbarán, donde evoca asuntos espirituales desde imágenes cotidianas y domésticas. A través de los elementos colocados en una mesa, dramatizados, busco los lugares de la emoción, de lo profundo en lo cotidiano». (María Sánchez)

 

En aquel espacio íntimo en el que la vivencia y lo soñado confluyen, a veces confligen y otras se confunden; en aquel lugar ambiguo y simbólico en donde las contradicciones entre la parte racional de la existencia y los anhelos recónditos, las emociones y las pulsiones de la fantasía se encuentran y se enfrentan; es allí, en aquel contexto atemporal, real y a la vez ficticio, dónde el intenso discurso visual de María Sánchez (Ávila, 1977) saca su propia linfa vital, y sus impulsos para plasmar, a través de un dominio suelto tanto de la técnica fotográfica como de explícitas intenciones líricas, una propuesta creativa coherente que no deja de seducirnos – y convencernos – por el valor de sus distintivos estilemas personales y por la sensibilidad, delicada y firme, con la que la artista logra resolver problemáticas estéticas y armonizar inquietudes vitales.

Una constante del trabajo de María Sánchez es la ambientación de sus obras en espacios “otros” imaginarios. Familiares y trascendentes a la vez. En sus plabras: «lugares de deseo». Es decir, lugares donde se producen «encuentros mágicos con la fantasía». O, por decirlo con Roland Barthes (La cámara lúcida, Paidós, 2009), donde la tensión entre el deseo onírico (extravagante) y el deseo empírico (material) se resuelve en favor de un tipo de deseo fantasmático, derivante de una videncia que parece empujar hacia adelante, es decir hacia un tiempo utópico, o bien volver hacia atrás, remontando a un tiempo y un espacio indeterminado del universo personal. Un columpiarse dentro y fuera del entorno real, dentro y fuera del mundo interior, espiritual, emocional y subconsciente de cada uno de nosotros.

En 2010 presentamos en el blog otra exposición virtual de esta artista, titualda María Sánchez. Se trata de una muestra permanente, visible en la sección “Muestras virtuales” del blog. En aquella ocasión expusimos una selección de dieciocho fotografías en color realizadas entre 2006 y 2010 y pertenecientes a distintas series. Aquellas imágens están acompañadas por el texto Como si tuviera una red protectora, escrito por la misma artista y publicado en 2009 en ¿Qué buscan estos animales?, su blog personal. Dicho texto está redactado por María con un marcado estilo autorreflexivo y aborda algunas concretas inquietudes temáticas, conceptuales y simbólicas con las que ella se confronta en su labor de fotógrafa. En estas líneas María menciona explícitamente a Jeff Wall, quien sigue siendo hoy en día una de sus referencias más significativas.

La serie Bocetos para el invierno que presentamos en esta nueva exposición virtual está compuesta por trece fotografías en color, realizadas entre 2011 y 2012, selecciondas ad hoc para esta ocasión. En su conjunto las obras conforman lo que María ha llamado un «diario emocional». Un diario redactado por imágenes a partir de sus propios estados anímicos y de su deseo profundo de explorar las potencialidades expresivas y poéticas de los objetos de la vida cotidiana.

La serie guarda una relación muy profunda con la pintura de interiores típica del siglo XVII y especialmente con el género del bodegón. Se trata de situaciones construidas a la manera de la naturaleza muerta dentro de un espacio escénico muy estrecho, casi claustrofóbico, en el cual el plano de la mesa (o bien de la cama) cierra  el campo visible de cada cuadro fotográfico, creando un universo de referencia casi ascético. Como afirma la misma María en el statement que hemos citado al comienzo de estas líneas, la mirada de la artista está vuelta especialmente hacia la pintura de Francisco de Zurbarán (1598-1664). De hecho, las atmosferas recreadas en estos Bocetos evocan una cierta espiritualidad austera y dramática. Asimismo, la estructuración de las imágenes está marcada por una indeterminación espacial y temporal que otorga la máxima evidencia a los objetos y (cuando la hay) a la figura humana o a fragmentos de ésta, que aparecen aquí como nada más que objetos entre otros. De tal manera que los objetos colocados sobre el plano de referencia acaban adquiriendo un valor semántico muy sugerente, en ocasiones incluso alegórico. También cabe destacar la modulación esmerada de los contrastes lumínicos y el atento estudio naturalístico de las formas, que aportan a la bidimensionalidad de la composición fotográficas importantes efectos volumétricos y una elegante acentuación del valor táctil.

Mirando la serie desde esta perspectiva “espiritual”, entonces, podemos llegar a entrever en algunos de los Bocetos una referencia implícita y tangencial a las obras del pintor extremeño. Pienso, por ejemplo, en la primera fotografía presentada, donde vemos un abrigo de lana colocado encima de la mesa. Tal vez la alusión que hace esta imagen al cuadro de Zurbarán Agnus Dei (1635-1640, Colección del Museo del Prado) sea algo más que una mera casualidad.

A la presentación de la serie Bocetos para el invierno sigue una entrevista a María Sánchez, en la que la artista nos habla de su personal aproximación a la fotografía y de las principales carcaterísticas de su poética visual. Asimismo, nos ofrece interesantes claves para apreciar, aún más, la belleza y el valor de esta excelente serie. Espero que os guste. Buena visión.

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 


María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

 

María Sánchez, serie “Bocetos para el invierno” (2011-2012). © María Sánchez. Cortesía: María Sánchez.

 

 

 

Entrevista a María Sánchez

 

¿Cómo y cuándo te acercaste a la fotografía?

Estudié Bellas Artes en La Universidad de Salamanca. La facultad tenía poca relación con la fotografía y los profesores del departamento de fotografía no me interesaban, pero en ésta época el Centro de fotografía de la Universidad de Salamanca tenía mucho impulso con grandes exposiciones, conferencias, cursos… Creo que fue en esa época.

Donde me acerqué conscientemente fue en Lab, con Javier Vallhonrat, trabajando como técnico de laboratorio para diferentes fotógrafos.

¿Cuáles han sido tus principales referencias artísticas en el pasado y cuáles son actualmente?

Mi pasado está conectado con la pintura. Me relaciono con la pintura de bodegones y de interiores. En este sentido citaré como influencias conscientes a: Vermeer, Hopper, Balthus, Nonell, Zurbarán… bueno hay muchos.

En cuando a los autores que siempre me rondan están: Man Ray, Paul Nougé, Guy Bourdin, Jeff Wall, Cindy Sherman, Alex Praguer, Javier Vallhonrat, Marta Rosler, Sophie Calle, Tracey Emin.

¿Cuáles son los fotógrafos que más admiras?

Creo que admiro profundamente a Jeff Wall, inteligencia líquida me acompaña; y a Sophie Calle, por la relación con la narración y la intimidad.

¿Tu aproximación a la fotografía ha ido cambiando a lo largo del tiempo?

Sí, ha cambiado. La fotografía como recurso técnico me acompañó en la etapa profesional y me obsesioné  tratando de controlar el “aparato” y las cualidades técnicas. Mi evolución con la técnica me permitió  relajarme y preocuparme en “contar” o en otros aspectos que ahora me preocupan más.

¿Si pudieras ser fotógrafa en otra época, en cuál te gustaría vivir?

Esta es difícil… no sé, supongo que en los 70-80 me hubiera gustado.

¿En qué te inspiras para tus fotografías?

Bueno, intento tirar de algún hilillo fino que suele empezar como imagen en la cabeza. A veces estas imágenes latentes se generan de los lugares más extraños. Me gusta dejar la cabeza libre, concentrarme,  cuando estoy en una sala de espera o cuando voy en el metro o en el autobús, o en el coche. Puede tener algo que ver con los desplazamientos. Supongo que surge de los momentos de evasión.

¿Me puedes hablar de esa idea de «mesa como lienzo y lugar donde poner sentimientos y lugares íntimos» que está a la base de estos Bocetos de invierno?

El trabajo de los bocetos es un diario como lugar en blanco, como un lienzo. La mesa enlaza directamente con el bodegón que me interesa como tema  ya que puedo narrar de manera simbólica, a modo de la pintura barroca. Bueno, la mesa coloca el horizonte y divide el plano, me hace comprender mejor el espacio en cuanto a la composición y los objetos los coloco mejor.

La relación de la mesa con la cama puede relacionarse por el mantel, que cuando deja marcas, huellas, arrugas… funciona como lugar de una antigua presencia. Como las sábanas que dibujan el espacio del cuerpo o cuerpos que albergaron. Bueno, algo parecido sucedía en mi mantel.

¿Cuáles crees que son los elementos esenciales de tu personal poética visual?

Creo que “se me da un poco bien” generar preguntas y dibujar espacios ambiguos entorno a un mundo pseudo-doméstico.  Utilizo la fotografía porque me siento bien en un lugar no definido, entre real y ficción.

¿Qué relación tiene tu personal manera de ver y practicar la fotografía con la pintura?

La construcción de los espacios y el dejarme llevar, muy cercano a lo gestual en pintura,  que trato de practicar en cada una de las imágenes. Comienzo desde una pequeña imagen que se desarrolla casi siempre  con mucha intervención del azar.

¿Trabajas, o has trabajado, con otras técnicas y medios más allá de la fotografía?

Comencé en la pintura pero tengo alguna intervención-instalación y vídeo.

¿En qué consiste, en tu opinión, una buena fotografía?

Me gustan los trabajos creados de alguna manera desde la pasión, la emoción… que no sean cerrados y que no acorralen al espectador sin dejarle margen.

¿Cuál es tu mayor preocupación a la hora de disparar una fotografía?

Mi mayor preocupación cuando reviso el display es que se vea fácilmente lo que ocurre. Qué enganche de alguna manera con el ojo, luego me preocupo de la mi historia.

¿Prefieres trabajar en un estudio o en la calle?

En la calle no me siento cómoda, hay demasiados objetos, lugares, personas… lugares incontrolables. Mucho ruido.

¿Te gusta la luz que hay en Madrid?

Me gustan las primeras horas del día en Madrid cuando está nublado, de los primeros días de otoño.

 

 

MARÍA SÁNCHEZ (Ávila, 1977)

«Trabajo con diferentes disciplinas, mezclando fotografía, vídeo, performance… para contar la necesidad de ser alguien, el conflicto de estar o no estar al mismo tiempo, el impulso de querer ser otra. Una constante de mi trabajo son los lugares de deseo, proyectarme en esos encuentros mágicos con la fantasía. Dentro de este imaginario construido busco el conflicto entre lo doméstico y lo deseable que es donde se genera mi problemática y que me permite hablar del fino hilo entre vivencia y soñado, realidad y fantasía. Me interesa la posibilidad de ser otra y proyectarme en y desde los demás, jugar con la confluencia de mirada, tiempo y espacio». (María Sánchez)

- WEBSITE: www.mariasanchez.com.es

- BLOG: ¿Qué buscan estos animales?

- FACEBOOK: María Sánchez

- MAIL: maria@mariasanchez.com.es

 


 

Popularity: 1% [?]