Universo Gaultier – por José Luis Calderón

Crítica de la exposición “Jean Paul Gaultier. Universo de la moda. De la calle a las estrellas”. Sala de Exposiciones Recoletos. Fundación Mapfre. Instituto de Cultura. Paseo de Recoletos, 23. Madrid. Hasta el 6 de enero de 2013.   Nos sorprendió ya el pasado otoño con la retrospectiva dedicada a...

Crítica de la exposición “Jean Paul Gaultier. Universo de la moda. De la calle a las estrellas”. Sala de Exposiciones Recoletos. Fundación Mapfre. Instituto de Cultura. Paseo de Recoletos, 23. Madrid. Hasta el 6 de enero de 2013.

 

Nos sorprendió ya el pasado otoño con la retrospectiva dedicada a Yves Saint Laurent y vuelve a hacerlo este año. La Fundación Mapfre apuesta fuerte con la que probablemente es la exposición más impactante de esta temporada en Madrid: “Jean Paul Gaultier. Universo de la moda. De la calle a las estrellas”. Organizada en siete originales grupos temáticos y producida por el Museo de Bellas Artes de Montreal en colaboración con la Maison Jean Paul Gaultier y la Fundación Mapfre, la muestra recorre la trayectoria del ingenioso y trasgresor diseñador, que ya al comienzo nos da la bienvenida en su icónico atuendo marinero mientras confiesa “I love Madonna, she is like a virgin”.

Segunda sala de la exposición con “bienvenida” de Jean Paul Gaultier.


El sorprendente diseño expositivo y el uso de diferentes formatos que enlazan arte y moda (textiles, fotografía, video…), nos embaucan ya desde que subimos la escalinata de entrada, mientras a través de uno de sus corpiños para hombre, apreciamos una de las primeras señas más características de Gaultier: el cruce de géneros, fundiendo lo masculino y lo femenino en una misma prenda (recordemos su primera falda para hombre en 1985).

 

Jean Paul Gaultier. Diseños de la colección “Les Vierges” (2007).

Como si de esculturas del videoartista Tony Oursler se tratara, los maniquíes de la primera gran sala, que con sus tules, incrustaciones de joyas y con sus tocados visten las creaciones del modisto para la colección “Las Vírgenes” (2007), nos miran, nos hablan, nos cantan, y en definitiva nos envuelven en el universo Gaultier. Verdaderas esculturas textiles parlantes hechas arte, que conviven en este espacio con obras de las más célebres firmas de la fotografía en el ámbito de la moda, algo que puede disfrutarse a lo largo de toda la exposición: Herb Ritts, Jean Baptiste Mondino, Stephen Meisel, Steven Klein, David LaChapelle, Richard Avedon o Mario Testino (entre otros), además de fotógrafos de la escena artística algo más al margen de la moda: Doisneau, Pierre et Gilles o el mismísimo Warhol.

Jean Paul Gaultier. Corsés llevados por Madonna en su gira “Blond Ambition” (1990) y fotografías de la gira.

Desde que a finales de los años 70 y comienzos de los 80 inaugurara sus primeras colecciones prêt-à-porter (en 1976 la primera para mujer y en 1983 la primera para hombre), Gaultier se ha atrevido con los ámbitos más diversos en los que proyectar sus invenciones, entre los que el cine y la música han sido especialmente protagonistas: Kylie Minogue, Grace Jones, Dita von Teese y por supuesto Madonna, han sido las celebrities que mejor han lucido sus corsés, icono fetiche permanente en su obra y que merece un espacio aparte en esta colección. Especialmente visible a partir de su diseño para la gira Blond Ambition de Madonna (1990), Gaultier lo ha hecho suyo, aportándole su aire trasgresor y sexual, a través de sus conos puntiagudos, con los que ya de pequeño vistió a su pequeño peluche Nana, también presente aquí. El corsé, talismán o icono que tomó de su abuela, trasladado también al diseño de sus perfumes, símbolo de la prisión en la vestimenta femenina hasta comienzos del siglo XX, es retomado por Gaultier para invertirlo en virtud de una nueva interpretación sexual; de la prisión a la libertad.

 

Sala con diseños de diferentes colecciones de Jean Paul Gaultier entre 1993 y 2006, con el Look “Amazona Dominatrix” en el centro.


Gaultier investiga y experimenta con todo tipo de materiales y tejidos que combina con gran audacia y que conforman en ocasiones una “segunda piel”, rótulo bajo el que en otras salas se acogen prendas de materiales tan diversos como lycras, gasas, sedas, satén o escay, entre las que no pasan desapercibidos su corsé-exoesqueleto de satén, terciopelo y seda que llevó Dita con Teese (colección 2010-2011) o el conjunto look “amazona dominatrix” que vistió la misma Madonna para la apertura de su “Confesssions Tour” (2006).

 

Imágenes de la sala dedicada a París y a Londres con diferentes diseños de colecciones de Jean Paul Gaultier entre 1980 y 1996.

Strike a Punk, strike a Can Can. La inspiración de Gaultier en Londres y París merecen también una sala aparte. Por un lado, tanto el París más artístico de la Belle Époque y de los años 20, con sus cafés y sus cabarets nocturnos. Reinterpreta algunos de sus motivos más característicos, como la boina, el trench-coat, el cancán o la misma torre Eiffel, bajo su sello personal, lo que podemos ver en obras como su body-trench de la colección “Les actrices” (que llevó Beyoncé en su clip “Video phone”), sus originales trajes y vestidos de la colección “Paris et ses égéries” o el vestido de tul con volante-cancán con las piernas al vuelo, obra maestra de este desfile. Dentro de su inspiración en otros entornos culturales, a comienzos de los años 70 Gaultier viajó a Londres, donde le llamó la atención la cultura punk y del glam rock, que versionó a su mejor manera, sabiendo conjuntar unos y otros motivos: la chupa de cuero, que bien combina tanto con un tul y top de satén, como con un vestido de cuadro escocés; un vestido largo con volantes de efecto camuflaje militar, o vestidos, levitas y corsés que forra de tejido vaquero. La mezcla y el riesgo llevados a un perfecto límite.

 

Conjunto llevado por Dana Internacional en 1998, de la colección “Ambiance salon de haute couture” y modelo “Turandot” de la colección “La Chine et l´Espagne” (2002-2003).

 

El mejor entorno en el que se observa su atrevimiento en esa fusión de culturas y tejidos es esa “jungla urbana”, en la que comenzó a trabajar a partir de 1984 con la simbiosis de Europa y África en su colección “Le retour de l´imprimé”, y que en esta muestra encuentra todo un helenco de experimentos, desde el conjunto negro con plumas de papagayo que vistió la eurovisiva Dana Internacional (1998), el modelo “Turandot” de su Colección “China y España” (2002-2003), su vestido largo de lana de la colección “La Russie”, o el modelo “La Mariée” de la serie Les Hussardes (2002-2003), si se me permite, alias “la novia apache”. En definitiva, casi todos los continentes reunidos con audacia en una sola sala.

Vestido de punto de lana y abrigo mongol de las colecciones “La Russie” (1997-98) y “Le Grand Voyage” (1994-95). Falda de faya de seda de la colección “Les Hussardes” (2002-2003).

 

Los últimos espacios de la muestra están dedicados por una parte a la extensión de las creaciones de Gaultier al ámbito musical, en el que el espectador se sentirá muy identificado, con mitos del pop y del rock desde los años 80, como Tina Turner, hasta la última de sus musas, Lady Gaga, alter ego de sus excentricidades. Por otra parte, la relación de Gaultier con el cine de Almodóvar, y en concreto sus diseños para sus películas Kika, La mala educación y La piel que habito; en todas mezclando con riesgo y pericia elementos muy diversos, con un sesgo futurista y con su particular sentido de la provocación y de la sexualidad.

Mono con capucha de lycra con estampado Op Art de la colección “Mad Max”  (1995-96) y Body de lycra de la colección “Les Plongeuses” (1980).

No nos cansamos de decir que la moda es arte o que puede serlo. Gaultier, como uno de los más grandes maestros de la moda de las últimas décadas, lo ha mostrado sobradamente a lo largo de su trayectoria; como también lo ha hecho una vez más la Fundación Mapfre a través del exquisito diseño y montaje de este desfile museográfico, de su inteligente selección de piezas y de su convincente discurso. En definitiva, a través de esta más que brillante y portentosa exposición, probablemente la mejor de este otoño; de estas a las que la crítica artística, por buena que sea, no siempre hace justicia, y que solo visitándola puede disfrutarse en su justa y merecida medida.

Fotografía de Steven Meisel de la modelo Linda Evangelista vistiendo una de las creaciones de Jean Paul Gaultier.

 

 

La exposición “Jean Paul Gaultier. Universo de la moda. De la calle a las estrellas” puede visitarse hasta el 6 de enero de 2013.

Sala de Exposiciones Recoletos.

Fundación Mapfre. Instituto de Cultura.

Paseo de Recoletos, 23. 28004, Madrid.

Más información en: http://www.exposicionesmapfrearte.com/jpg/index.html

 

José Luis Calderón Aguirrezabala (San Sebastián, 1979) es experto en arte contemporáneo y ha sido profesor de Arte del Siglo XX y de Mercado del Arte Contemporáneo a través de las Galerías de Arte más importantes de Madrid en el Instituto Superior de Arte (Madrid). Licenciado en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid y en Filología Hispánica por la Universidad de Navarra, ha trabajado también, dentro del arte contemporáneo, en el sector de galerías de arte.


 

Popularity: 4% [?]