Mona Kuhn y la fascinación de la humana naturaleza

Crítica de la exposición: “Mona Kuhn. Native”. Personal de Mona Kuhn. Galería Pilar Serra. C/ Almagro, 44. Madrid. Hasta el 31 de julio de 2012. Exposición dentro del Festival PhotoEspaña 2012.   Mona Kuhn, Doppelganger, 2009 (Series Native). Fotografía color, chromogenic print, 127 x 127 cm. Cortesía Galería Pilar Serra,...

Crítica de la exposición: “Mona Kuhn. Native”. Personal de Mona Kuhn. Galería Pilar Serra. C/ Almagro, 44. Madrid. Hasta el 31 de julio de 2012. Exposición dentro del Festival PhotoEspaña 2012.

 

Mona Kuhn, Doppelganger, 2009 (Series Native). Fotografía color, chromogenic print, 127 x 127 cm. Cortesía Galería Pilar Serra, 2012. © Galería Pilar Serra.

 

 

Si tuviese que recomendar, a alguien de paso por pocas horas por Madrid, alguna exposición imprescindible que ver dentro de la programación del festival fotográfico PHotoEspaña de este año, sin correr el riesgo de perder el tiempo; aburrirse o quedarse decepcionado por posibles espectativas defraudadas, no dudaría en mencionar dos, en mi opinión, fundamentales. Ambas en la sección OFF de PHE12.

Una es Territoires, personal de Pierre Gonnord (Cholet, Francia 1963) en la galería Juana de Aizpuru. Acerca de ella nuestro colaborador José Luis Calderón escribió en este blog el magnífico texto que la misma galería decidió utilizar como nota de prensa de la exposición. La segunda es la otro tanto excelente Native, que la Galería Pilar Serra dedica a la obra de Mona Kuhn (São Paulo, 1969), una de las fotógrafas más influyentes e interesantes de su generación a nivel internacional.

Basada en el título de la homónima serie de 2009 (Native), la muestra representa la segunda aparición pública (hasta la fecha) de la obra de la fotógrafa brasileña en España. Después de presentarse en Londres, New York, Los Angeles y otras ciudades norteamericanas, por fin una veintena de piezas de esta notable serie llegan a ser visibles también en Madrid, confirmando la especial atención que esta galería lleva años dedicando al trabajo de Mona Kuhn.

Aunque no se trata de la serie más reciente de la artista, sí es cierto que Native es uno de sus ciclos fotográficos más fascinantes y rotundamente logrados. En mi opinión, en esta serie Kuhn alcanza un nivel muy profundo de introspección y una maduración en su inconfundible estilo personal que marca un “antes” y un “después” en su trayectoria artística y en su manera tan peculiar de tratar los temas recurrentes del desnudo y el retrato.

 

Mona Kuhn, Corner, 2009 (Series Native). Fotografía color, chromogenic print, 76 x 76 cm. Cortesía Galería Pilar Serra, 2012. © Galería Pilar Serra.

 

Si, por un lado, en sus trabajos anteriores (y especialmente en las series realizadas entre 2002 y 2008) la artista va consolidando su propio lenguaje visual, asentando y pulendo soluciones formales sencillas, casi minimalistas, que llega a manejar con absoluta soltura y maestría – como la elegancia esencial de la composición fotográfica, refinada pero nunca sofisticada o artificiosa; los enfoques selectivos, arbitrarios y realistas al mismo tiempo, sujetivos pero nunca impresionistas; la sensual armonía entre luces y sombras, interiores y exteriores, realidad y reflejos – por otro lado, en Native su investigación acerca del cuerpo humano y la belleza ínsita en su infinita variabilidad avanza hacia una reflexión mucho más amplia, que abarca la intera naturaleza – su fuerza, su complejidad, su variedad – del que el hombre es sólo una parte entre otras.

En Native el tratamiento naturalista de la figura humana desnuda constituye un claro elemento de continuidad con sus trabajos anteriores. La forma de representar sigue siendo delicada y empática, neutralizando de hecho la sexualidad y el erotismo latente que queda apenas evocado. Sin embargo, es justamente en esta serie dónde Kuhn empieza a plasmar una sensibilidad nueva por el ambiente y por las potencialidades simbólicas y emotivas del color. Algo que se manifiesta en una relevancia inédita del paisaje (tema bastante secundario en las series anteriores) dentro de su repertorio temático. En este sentido, en Native, además de bellísimos retratos y escenas de desnudo en interiores, se pueden admirar también muchas fotos realizadas en la pluvisilva salvaje y fecunda de Brasil; al que la artista volvió en 2008, después de casi veinte años, para realizar este ciclo fotográfico. En estas obras la artista parece querer solicitar, además del sentido de la vista, también el oído y el olfato del espectador.

 

Mona Kuhn, Jungle Dew, 2009 (Series Native). Fotografía color, chromogenic print, 76 x 76 cm. Cortesía Galería Pilar Serra, 2012. © Galería Pilar Serra.

 

Esta nueva aproximación al tema de la naturaleza, conscientemente emprendida en la serie Native a partir de una perspectiva más íntima y personal, se encuentra bien desarrollada, junto a los otros temas consuetos, en dos magníficas series posteriores: Venezia (2010) y Bordeaux (2011). En esta última, en particular, se nota claramente como la labor de la artista se haya movido, a partir de los nuevos equilibrios formales y poéticos establecidos en Native, hacia una integración definitiva de las composiciones paisajísticas dentro del abanico de sus posibilidades expresivas. Asimismo, en Bordeaux, asistimos a la recuperación de la técnica del blanco y negro, tan característico de las obras realizadas entre mediados de los años noventa y comienzos de la década sucesiva.

En general, todas las piezas expuestas en esta ocasión (fotografías en color, chromogenic print, de formato 76 x 76 cm. y 127 x 127 cm.) son de una alta calidad estética y poética. Sin embargo, entre todas destacaría especialmente Livia and Renan (2009), en la que la continuidad con los trabajos anteriores de la artista se hace muy evidente a través de una borrosidad de la composición que difumina los contornos de las figuras desnudas. Asimismo adquiere aquí un relieve especial la presencia de elementos cromáticos, y en particular del color rosa. También mencionaría Doppelganger (2009), en la que un sencillo juego de simetría entre los elementos de la composición, introducido a través del artifico de una hoja de ventana, separa el cuerpo desnudo del sujeto masculino retratado de su propia sombra proyectada en la pared; como si se tratara de una especie de ideal espejo metafórico. Finalmente merece la pena señalar otras tres obras: Clearing (2009), Jungle Roots (2009) y Jungle Dew (2009). En estas fotos detalles de la silva se encuentran enmarcados en un plano bidimensional tan restringido que acaba convirtiendolos en elementos abstractos de composiciones casi monocromáticas o bien predominadas por manchas de distintas tonalidades de los colores verde y amarillo. Una muestra realmente imperdible.

 

Mona Kuhn – Native Series (2010)

 

 


 

Popularity: 3% [?]