La ciudad (in)visible – Exposición virtual

  Bienvenidos a la decimoctava sala de “La Exposición Expandida” (@laexpoexpandida), proyecto experimental de comisariado colectivo. No os olvidéis de visitar las otras salas.   La ciudad (in)visible es una metaciudad universal, ubicada fuera de la historia y fuera de los contextos geográficos. Es un espacio, efímero y sujetivo, evocado...

 

Bienvenidos a la decimoctava sala de “La Exposición Expandida” (@laexpoexpandida), proyecto experimental de comisariado colectivo. No os olvidéis de visitar las otras salas.



 

La ciudad (in)visible es una metaciudad universal, ubicada fuera de la historia y fuera de los contextos geográficos. Es un espacio, efímero y sujetivo, evocado a partir de imágines reales de ciudades concretas, pero que prescinde de cualquier caracterización propia de ciudades existentes. Está inspirada en la idea atemporal de ciudad que subyace implícitamente a la arquitectura narrativa del libro Las ciudades invisibles (1972) del escritor italiano Italo Calvino.

La ciudad (in)visible es, a la vez, todas la ciudades del mundo y ninguna de ellas. Se configura como un juego mental de ida y vuelta entre la noción y la intuición, entre lo visto y lo imaginado, y sólo se puede conocer y atravesar en la intimidad de cada uno. En un nivel más abstracto y simbólico, representa una condición existencial, típica de millones de mujeres y hombres que viven en el contexto urbano de cualquier parte del planeta. En este sentido, la ciudad (in)visible es también una experiencia. Personal, ambigua e irrepetible.

 

La ciudad (in)visible

(Comisario: Nicola Mariani – Fotografía: Federico Boni. © Federico Boni)

 

El célebre libro Le città invisibli (Las ciudades invisibles) del escritor italiano Italo Calvino (Santiago de Las Vegas,  Cuba, 1923 – Siena, Italia, 1985) fue publicado por primera vez en el otoño de 1972, por el editor Einaudi de Turín. La obra está estructurada a través de una técnica metanarrativa de tipo combinatorio y se desarrolla en forma de diálogo imaginario entre el explorador veneciano Marco Polo (cuyo aventuroso viaje a China, emprendido en 1271, fue narrado en el relato autobiográfico Il Milione) y Kublai Khan, condotiero mongol fundador del primer Imperio chino de la Dinastía Yuan.

En Le città invisibili Calvino imagina que Marco Polo, una vez llegado en presencia del Sovrano, le ofrezca una descripción de algunas ciudades de su vastísimo imperio encontradas a lo largo del viaje. En total, la ciudades descritas por Marco Polo son 55. Cada una de ellas tiene un nombre de mujer.

Ninguna de ellas se parece a una ciudad realmente existente. Todas son el fruto de la fantasía de Calvino, el cual siempre afirmó no haberse inspirado en alguna ciudad en concreto y haber concibido los breves capítulos que conforman el libro como punto de partida de una reflexión válida para cualquier ciudad. En este sentido, las ciudades invisibles son al mismo tiempo todas las ciudades del mundo y ninguna de ellas.

La idea atemporal de ciudad subyacente a la arquitectura del libro, y evocada constantemente por el autor en sus páginas, induce inevitablemente el lector a reflexionar sobre la ciudad moderna, y especialmente sobre las redes de relaciones que existen en el contexto urbano entre edificios, infraestructuras y espacios. Pero también sobre las relaciones reales (o simplemente potenciales) entre los sujetos que viven en la ciudad. En un nivel más abstracto y simbólico, la ciudad representa también un modelo de convivencia entre las personas: una manera de relacionarse de las razones más secretas y profundas de millones de mujeres y hombres en todo el planeta; entre, sus miradas, sus charlas, sus recuerdos, sus sueños, sus miedos, sus esperanzas…

La muestra que presentamos en esta decimoctava sala de “La Exposición expandida” está compuesta por 13 fotografías realizadas por el fotógrafo italiano Federico Boni (Perugia, Italia, 1974) y se configura como un viaje visual dentro de esa dimensión atemporal de la ciudad que protagoniza implícitamente la obra de Calvino. Boni aproxima la fotografía como medio de expresión y de investigación visual a la vez y en su trabajo la ciudad constituye un tema muy a menudo recurrente. Como se pudo apreciar muy bien en la exposición personal titualda Esseri Urbani (Seres Urbanos) de 2010, Boni investiga en profundidad el contexto urbano tanto desde el punto de vista de las potencialidades visuales y escenográficas de los elementos geométrico-estructurales como desde una perspectiva más simbólica, empática e introspectiva, centrada en la figura humana que vive y se mueve dentro de este específico habitat. Las instantáneas presentadas en esta ocasión están disparadas entre 2010 y 2011 en ciudades tan lejanas y diversas entre sí – como Estambul, Dubai o Milán entre otras – pero, al mismo tiempo, tan cercanas y parecidas.

A cada fotografía se ha yuxtapuesto un breve paso extraído del ya citado libro de Calvino. De esta manera las líneas de Calvino acompañan la mirada del espectador durante el desenvolvimiento de la secuencia de imágenes, como si se tratara de una especie de voz narrante fuera de campo. Fotografías y citas literarias se encuentran en una relación de tipo elíptico, que obliga el espectador a intereactuar mentalmente tanto con las unas como con las otras; poniendo en juego su personal bagaje de vivencias y recuerdos, sus experiencias de vida, su cultura, su sensibilidad. De esta interacción, subjetiva y siempre cambiante, emergen inevitablemente imágenes mentales de una metaciudad universal e (in)visible; ubicada, en ese juego entre lo visto y lo imaginado que se encuentra fuera de la historia y fuera del espacio geográfico. Una ciudad que sólo puede vivir en la intimidad del espectador.

El formato de la exposición está concibido ad hoc para que ésta se presente en Internet, suponiendo que el espectador-internauta disponga de un tiempo suficiente como para contemplar las fotos, leer los textos y construirse finalmente sus propias imágenes mentales. A partir de éstas, y siguiendo una lógica simplemente intuitiva (o, si se prefiere, poética) será libre de recorrer autónomamente su personal ciudad (in)visible.

Agradecemos a Siruela Edicciones de Madrid por las citas literarias del libro de Calvino, extraídas de la edicción de 2007, al curado de César Palma, traducción de Aurora Bernárdez. Biblioteca Calvino Edicciones Siruela. © Edicciones Siruela, S.A., 1994, 1997, 2007. www.siruela.com.

 

 

 

 

 

«Al hombre que cabalga largamente por tierras agrestes le asalta el deseo de una ciudad. Finalmente llega a Isidora, ciudad donde los palacios tienen escaleras de caracol incrustadas de caracolas marinas, donde se fabrican con todas las reglas del arte catalejos y violines, donde cuando el forastero está indeciso entre dos mujeres siempre encuentra una tercera, donde las peleas de gallos degeneran en riñas sangrientas entre los que apuestan. En todas estas cosas pensaba el hombre cuando deseaba una ciudad. Isidora es, pues, la ciudad de sus sueños; con una diferencia. La ciudad soñada lo contenía joven; a Isidora llega en edad avanzada. En la plaza hay un murete donde los viejos miran pasar a la juventud: el hombre está sentado en fila con ellos. Los deseos ya son recuerdos».

Isidora, Las ciudades y la memoria. 2. © Ediciones Siruelas S.A.

Fotografía: Federico Boni, Estambul, Barrio de Sultanahmet, 2010. © Federico Boni.

 

 

«La población de Melania se renueva: los interlocutores van muriendo uno por uno y entre tanto nacen los que a su vez ocuparán un lugar en el diálogo, éste en un papel, aquél en el otro. Cuando alguien cambia de papel o abandona la plaza para siempre o entra por primera vez, se producen cambios en cadena, hasta que todos los papeles se distribuyen de nuevo; pero entre tanto la criadita desenfadada sigue respondiendo al viejo colérico, el usurero no deja de persiguir el joven desheredado, la nodriza de consolar la hijastra, aunque ninguno de ellos conserve los ojos y la voz que tenía en la escena precedente».

Melania, Las ciudades y los muertos. 1. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni, Castelmezzano (PZ) IT, 2010. © Federico Boni.

 

 

«Finalmente este año, al levantar la cortina, la ventana sólo encuadra una superficie de caras: desde un ángulo hasta el otro, en todos los niveles y a todas las distancias, se ven en esas caras redondas, quietas, muy muy chatas, con un esbozo de sonrisa, y entre ellas muchas manos que se sujetan a los hombros de los que están delante. El cielo mismo ha desaparecido. Más vale que me aleje de la ventana».

Procopia, Las ciudades continuas. 3. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni, Estambul, Barrio de Sultanahmet, 2010. © Federico Boni.

 

 

«El día en que los habitanes de Eutropia se sienten abrumados de cansancio y nadie soporta más su trabajo, sus padres, su casa y su calle, las deudas, la gente a la que hay que saludar o que te saluda, entonces toda la ciudadanía decide trasladarse a la ciudad vecina que está ahí esperándolos, vacía y como nueva, donde cada uno tendrá otro trabajo, otra mujer, verá otros paisajes al abrir las ventanas, pasará las noches en otros pasatiempos, amistades, maldicencias».

Eutropia, Las ciudades y los intercambios. 3. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni, Dubai UAE, 2011. © Federico Boni.

 

 

«Si he de contarte la laboriosidad de los habitantes, hablo de las tiendas de los talabarteros olorosas de cueros, de las mujeres que parlotean mientras tejen alfombras de rafia, de los canales suspendidos cuyas cascadas mueven las aspas de los molinos: pero la imagen que estas palabras evocan en tu conciencia esclarecida es la del gesto con que el mandril se acerca a los dientes de la fresa, repetido por miles de manos miles de veces en el tiempo asignado a los turnos de los equipos».

Olivia, Las ciudades y los signos. 5. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni, Dubai, Barrio de Deira, UAE, 2011. Publicada en National Geographic Italia website. © Federico Boni.

 

 

«Volví a Marozia años después: la profecía de la Sibila se considera cumplida desde hace tiempo; el viejo siglo quedó sepulto; el nuevo está en su culminación. La ciudad ha cambiado, sin duda, y quizás para mejor».

Marozia Las ciudades esconididas. 3. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni, Dubai, UAE, 2011. Publicada en National Geographic Italia website. © Federico Boni.

 

 

«Se supone que Isaura, ciudad de los mil pozos, surge sobre un profundo lago subterráneo. Dondequiera que los habitantes, excavando en la tierra largos agujeros verticales, han conseguido sacar agua, hasta allí y no más lejos se ha extendido la ciudad: su perímetro verdeante repite el de las orillas oscuras del lago sepulto, un paisaje invisible condiciona el visible, todo lo que se mueve al sol es impelido por la ola que bate encerrada bajo el cielo calcáreo de la roca».

Isaura, Las ciudades sutiles. 1. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni. Dubai, Barrio de Deira, UAE, 2011. Publicada en National Geographic Italia website. © Federico Boni.

 

 

«Comprendí que debía liberarme de las imágenes que hasta entonces me habían anunciado las cosas que buscaba: sólo entonces lograría entender el lenguaje de Ipazia».

Ipazia, Las ciudades y los signos. 4. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni, Dubai, Barrio de Deira, UAE, 2011. Publicada en National Geographic Italia website. © Federico Boni.

 

 

«Cómo es verdaderamente la ciudad bajo esta apretada envoltura de signos, qué contiene o esconde, el hombre sale de Tamara sin haberlo sabido. Fuera se extiende la tierra vacía hasta el horizonte, se abre el cielo donde corren las nubes. En la forma que el azar y el viento dan a las nubes el hombre se empeña en reconocer figuras: un velero, una mano un elefante…».

Tamara, Las ciudades y los signos. 1. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni, Barrio de Deira, UAE, 2011. Publicada en National Geographic Italia website. © Federico Boni.

 

 

«Siguiendo con exactitud los cálculos de los astrónomos, fue edificada Perinzia; gentes diversas vinieron a poblarla; la primera generación de los nacidos en Perinzia empezó a crecer entre sus muros, y llegaron a su vez a la edad de casarse y tener hijos».

Perinzia, Las ciudades y el cielo. 4. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni, Genova (IT), 2010. © Federico Boni.

 

 

«Y tú sabes que en el largo viaje que te espera, cuando para permanecer despierto en el balanceo del camello o del junco se empieza a evocar de uno en uno los propios recuerdos, tu lobo se habrá convertido en otro lobo, tu hermana en una hermana diferente, tu batalla en otra batalla, al regresar de Eufemia, la ciudad donde en cada solsticio y cada equinocio intercambiamos nuestros recuerdos».

Eufemia, Las ciudades y los intercambios. 1. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni, Berlín, 2011. © Federico Boni.

 

 

«En Cloe, gran ciudad, las personas que pasan por las calles no se conocen. Al verse imaginan mil cosas las unas de las otras, los encuentros que podrían ocurrir entre ellas, las conversaciones, las sorpresas, las caricias, los mordiscos. Pero nadie saluda a nadie, las miradas se cruzan un segundo y después huyen, buscan otras miradas, no se detienen».

Cloe, Las ciudades y los intercambios. 2. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni, Rho, Milán, 2010. © Federico Boni.

 

 

«Una vibración lujuriosa mueve continuamente a Cloe, la más casta de las ciudades. Si hombres y mujeres empezaran a vivir sus efímeros sueños, cada fantasma se convertiría en una persona con quien comenzar una historia de persecuciones, de simulaciones, de malentendidos, de choques, de opresiones, y el carrusel de las fantasía se dentendría».

Cloe, Las ciudades y los intercambios. 2. © Ediciones Siruelas S.A.

Foto: Federico Boni, Rho, Milán, 2010. © Federico Boni.

 

 

 

 

 

Nicola Mariani (Perugia, Italia, 1972)

Sociólogo y crítico, es redactor del blog Nicola Mariani | Arte y Sociedad; crítico de arte en Submergentes.org y colaborador de la revista mexicana Palabrería. Especialista en Arte Contemporáneo y en Sociología del consumo, es autor de artículos y ensayos sobre arte, tendencias culturales y estilos de vida.

Facebook: Nicola Mariani’s blog

Twitter: @nicola_mariani

E-mail: info@nicolamariani.es

 

Federico Boni (Perugia, Italia, 1974)

Fotógrafo, Interior Designer y 3D Visualizer. Se acerca a la fotografía con 10 años, fotografiando paisajes durante los viajes a la montaña con sus padres. Autodidacta, desarrollará su pasión por la fotografía en todas sus formas, con predilección por los géneros del reportage y el retrato. En 2010 realiza su primera exposición personal, titulada Esseri Urbani (Seres Urbanos), en la Galería Nails Studio Art de Perugia. En 2011 su reportage de viaje a Emiratos Árabes fue publicado en la web de National Geographic Italia, donde se encuentra actualmente visible. En 2012 realizará su segunda personal en la Galería Suedo de Perugia.

Facebook: http://www.facebook.com/#!/profile.php?id=1337434167

Flickr: http://www.flickr.com/photos/fedeb/

E-mail: fedeboni@yahoo.com


 

Popularity: 4% [?]