El sueño del Gran Recortador

Una posible propuesta para ulteriores recortes públicos en ámbito artístico. Para acabar, de una vez, con el despilfarro del infructuoso “arte humano”.   Mono Pintor   Anoche soñé que vivía en una especie de 1984 postmoderno y surrealista. Todo el poder estaba concentrado en las manos de un super-ministro plenipotenciario,...

Una posible propuesta para ulteriores recortes públicos en ámbito artístico. Para acabar, de una vez, con el despilfarro del infructuoso “arte humano”.

 

Mono Pintor

 

Anoche soñé que vivía en una especie de 1984 postmoderno y surrealista. Todo el poder estaba concentrado en las manos de un super-ministro plenipotenciario, llamado el Gran Recortador: una mezcla extraña entre Goebbels, The Big Brother y Silvio Berlusconi. Su obsesión era recortar los gastos del Estado e inculcar en los “queridos ciudadanos” la ideología del “low cost way of life”. La noticia del día era que el Gran Recortador acababa de decretar el fin de la financiación pública de los antiguos certámenes de “arte humano”.

A partir de entonces, esto es, sólo se financiarían concursos de monos pintantes, los cuales – además de ser mucho más baratos de los caprichosos y ávidos artistas humanos (de hecho, cada mono no cobraría más de dos plátanos y un puñado de cacahuetes) – llevarían a cabo obras mucho más claras y fáciles de juzgar con criterios objetivos. Una línea bien recta, diez puntos; un círculo bien redondo, y perfectamente cerrado, 50 puntos. Et cetera.

 

Otro Mono Pintor

 

Por supuesto, cada mono llevaría su propia camiseta con su propio sponsor anunciante, al igual que los actuales equípos de fútbol. Los dueños de los monos se quedarían con el 60% de las ganancias derivadas de las apuestas del público. El remanente 40% lo cobraría el Estado, en forma de I.O.C.: Impuesto sobre Ocio y Cultura.

En el sueño todo el mundo estaba bastante sorprendido, si bien tampoco se veía muy mal la cosa. Puesto que, a raíz de esta medida, se crearían doce mil nuevos puestos de trabajo. En fin, todos contentos y agradecidos al nuevo PQDERGS (Plan Quinquenal de Desarrollo de Empleo y Recorte de Gastos Superfluos), muchas veces anunciado y ahora por fin tan firmemente puesto en marcha por el Gran Recortador.

Vamos a ver si algún día algún gobernante del Planeta se anima a hacer este sueño realidad. Así quizás me vaya a forrar con el copyright.

 


 

Popularity: 5% [?]