Bienvenido Mr. Welling

Crítica de la exposición: James Welling. Exposición personal de James Welling. Galería Marta Cervera. General Castaños, 5. Madrid. Hasta el 23 de diciembre de 2011.

 

James Welling, GH002, 2009. Acrylic on chromogenic print, 27,9 x 35,6 cm. Cortesía: Galería Marta Cervera. Madrid, 2011.

 

Es una pena que vaya a concluirse tan pronto, tras sólo un mes de permanencia, esta exposición dedicada a James Welling (Hartford, Connecticut, 1951) en la Galería Marta Cervera de Madrid. Y lo es por al menos dos razones.

Una es la belleza de las obras expuestas, que merecerían ser admiradas con detenimiento una y otra vez. La segunda razón es que, tratandose de la primera personal del artista norteamericano en España, la exposición representa una contribución significativa a la difusión en este País de la obra de uno de los fotógrafos experimentales contemporáneos más interesantes. De hecho, es una ocasión importante, si bien parcial, para acercarse directamente a la producción creativa más reciente de Welling. Muy oportunamente la Galería expondrá una reducida selección de estas obras también en le contexto de Arco 2012 el próximo mes de febrero.

Ya hemos elogiado en el pasado la apertura demostrada por esta galería hacia las tendencias creativas del panorama artístico internacional y su labor de divulgación de la obra de artistas practicamente desconocidos en España pero de gran interés. Sean ellos consagrados y plenamente reconocidos en el extranjero, como es el caso de Welling; o sean artistas más jóvenes, pero de mucho valor por la intensidad y originalidad de sus investigaciones visuales. Pienso, por ejemplo, en la artista iraní, afincada en New York, Raha Raissnia (Teheran, 1968), quien presentó aquí el año pasado su primera personal en España, o en Erin Shirreff (Kelowna, British Columbia, 1975), de la cual se pudo apreciar algo la pasada primavera en la colectiva Tabula Rasa y que tendrá su primera sujetiva a partir del próximo mes de enero.

 

James Welling, 8167, 2009. Inkjet print, 85,5 x 128,3 cm. Edition 3 of 5. Cortesía: Galería Marta Cervera. Madrid, 2011.

 

La aproximación pragmática a la fotografía por parte de Welling y su constante transgresión de las convenciones consolidadas en este ámbito de la creación visual derivan en buen medida de su inicial acercamiento al medio como autodidacta. De hecho, su larga y polifacética formación artística empieza en los años sesenta como estudiante de pintura, profundamente influenciado por la obra de Charles Burchfield y Edward Hopper. Entre 1969 y 1971 fue alumno de Gandy Brodie (perteneciente a la segunda generación del expresionismo abstracto) John Stevenson y Robert Tharsing. Estos últimos, en particular, lo introducieron al arte minimalista y postminimalista. En 1970 empezó a realizar una serie de monocromos en color gris y a dedicarse también a la escultura site specific en exteriores. Entre otras cosas, cabe mencionar su breve, pero significativo, encuentro con Merce Cunningham y su interés por las experimentaciones musicales de John Cage. Entre 1971 y 1974 estudió en el California Institute of the Arts y fue alumno de John Baldessari. En 1975 empezó a trabajar con cámaras Polaroid y a investigar las potencialidades expresivas de los efectos lumínicos y coloristas de la fotográfía. En aquellos años se decantó también hacia el medio videográfico y el filmaking, bajo la influencia de artistas como Dan Graham entre otros. A partir de finales de los setenta Welling ha desarrollado su trayectoria artística entre New York y California, convirtiendose en una de las principales referencias de la fotografía experimental actual.

En esta exposición se presentan obras creadas entre 2006 y 2011. Cinco de ellas son magníficas piezas de gran formato pertenecientes a la serie Glass House (2006-2009), en las que se representa desde distintos puntos de vista el homónimo edificio de Philip Johnson (construido en New Canaan, Connecticut, en 1949). Se trata de obras realizadas con cámara digital, filtros de color aplicados sobre el objetivo e impresión con Inkjet print. En este sentido, el proceso creativo no se vale de retoques a posteriori en fase de postproducción, puesto que la introducción en la composición fotográfica de los sugerentes campos de color irregulares depende de un proceso mecánico de intervención en el momento del disparo en digital. Como se puede apreciar observando estas obras, para Welling el término “fotografía” tiene un significado híbrido y muy amplio, ya que se relaciona práctica y conceptualmente con otras disciplinas artísticas, como la pintura, la escultura y el vídeo.

 

James Welling, 6186, 2008. Inkjet print, 83,8 x 126 cm. Edition 2 of 5. Cortesía: Galería Marta Cervera. Madrid, 2011.

 

En general se podría afirmar que toda la serie Glass House se funda sobre una dualidad constante; esto es, sobre una compresencia de dimensiones distintas pero complementarias que confluyen en el proceso creativo: fotografía/pintura; figuración/abstracción; técnica digital/intervención manual (o, si se prefiere, “analógica”); disparos en esteriores/trabajo en estudio etc. De hecho, para el artista la fotografía es al mismo tiempo un medio para crear imágenes y un modo para evocar experiencias y sugestiones perceptuales en el espectador. La formación pictórica de Welling se hace aquí reconocible en la composición bastante tradicional de los encuadres. Sin embargo, los efectos coloristas extrañantes, obtenidos a través de los diferentes filtros, otorgan a las obras un atrevimiento visual de gran impacto y fascinación.

En la muestra se expone también una serie de obras de pequeño formato, titulada Painted Glass House. Se trata de una decena de piezas que nacieron originalmente como ensayos de artista durante la realización del proyecto Glass House. Dichas piezas han sido rescatadas por Welling, quien las escogió entre las muchísimas pruebas creadas, por su sorprendente resultado estético. Actualmente conforman un ciclo autónomo muy sugestivo. Aquí la hibridación entre pintura y fotografía es aún más explícita, puesto que el artista intervino con pinceladas de color acrílico y acuarela directamente sobre las imágines fijadas en la película fotográfica, antes de que ésta se imprimiese.

Finalmente cabe mencionar las cinco obras pertenencientes a la serie de flores, realizadas en 2011. Éstas son, entre las obras expuestas, las que más tienden a la abstración y expresan claramente la habilidad de Welling en el manejo de técnicas fotográficas no convencionales. De hecho, nos encontramos delante de una suerte de homenaje a maestros de la historia de la fotografía experimental del siglo pasado, como Man Ray o László Moholy-Nagy entre otros. En particular, estas obras se inspiran en la técnica del fotograma del artista húngaro, siendo imágenes realizadas sin cámara, utilizando la impresión directa de la luz sobre papel y filtros de diferentes colores. Entre todas, cabe mencionar el díptico en el cual el mismo ramo de flores está imprimido con filtros de colores diferentes: 021B (2011, C-print, 121,9 x 94 cm. Ed. 1 de 2 + 1 AP) y 021R (2011, C-print, 121,9 x 94 cm. Ed. 1 de 2 + 1 AP).

Esperemos que, tras esta primera muestra de la obra de Welling en un espacio privado español, alguna institución se anime pronto a hacerse cargo de organizar una retrospectiva dedicada a este maestro de la fotografía experimental; tal como lo hizo la Fundación Mapfre en ocasión de la maravillosa exposición dedicada (entre enero y abril de este año) a la obra de Adam Fuss.

 


James Welling, 021R, 2011. C-print, 121,9 x 94 cm. Edition 1 of 2 + 1 AP. Cortesía: Galería Marta Cervera. Madrid, 2011.

 

Video1: New Pictures 3: James Welling (2011).

 

 

Video2: James Welling Artist’s Talk Edited Excerpt (2010).

 

Video3: Sun Pavilion – by James Welling

 


 


Popularity: 3% [?]